martes, 1 de noviembre de 2016

Vladimir Clavijo: Sensualidad y sexualidad.



Vladimir Clavijo: también conocido como Telepnev, es un artista nacido en Moscú en 1962. Se graduó en la Moscow Academy of Graphic Arts en 1986 como artista gráfico. Desde ese año ha sido fotógrafo de prensa para ediciones italianas, francesas y españolas y, al mismo tiempo, un participante activo en las exposiciones de pintura y grafismo patrocinado por artistas de Moscú. Es miembro de la International Association of Graphic Artists desde 1993 y desde 1996 también fotógrafo de moda y publicidad. Desde 1999 trabaja sus propios proyectos fotográficos con los que ha recibido numerosos premios.


A pesar de su éxito como fotógrafo de moda y publicitario, Telepnev desarrolla diversos proyectos personales donde emplea diferentes técnicas y aborda distintas temáticas, aunque siempre con una predisposición hacia las fotografías monocromáticas y sepia con matices de color que le da a su obra un aspecto singular.


Sus fuentes de inspiración quedan claramente reflejadas en los títulos de sus series, aunque en muchas de estas el mismo artista describe su obra y nos descubre sus fuentes de inspiración. Desde paisajes inspirados en el viejo y nuevo testamento a retratos de de artistas del ballet ruso, pasando por el mismo Kremlim o la arquitectura de la época de Stalin, Vladimir alterna retratos, con objetos, figura con simbolismos. Así nos encontramos con una selección de Divas Rusas de los años 20 al 40 o su particular versión de Alicia en el país de las maravillas.



Una de sus series destacables es Sensuality. Sobre ella nos cuenta: En este proyecto, Vladimir Clavijo-Telepnev traza una línea entre la sensualidad y la sexualidad explícita en la representación de un cuerpo de mujer. La fotografía moderna ofrece dos enfoques principales para el tema: una sexualidad provocativa y una percepción impasible de una forma plástica. Como cuestión de hecho, los enfoques agresivos son cada vez más predominante en la toma de las fotos de un cuerpo desnudo”
 


Característicamente, Vladimir rechaza el uso de colores brillantes y deliberadamente se limita en los métodos de expresión. Todos los personajes están sentados de espaldas al espectador, y el mensaje sensual es transmitido a través de finas líneas, la plasticidad del cuerpo de la mujer y las partes definidas del fondo.