domingo, 5 de julio de 2020

La Décima Clave por Antonia de J. Corrales

“Dios es el padre de la criptografía. Y la criptografía es más que una técnica para descifrar mensajes ocultos o para ocultarlos, es toda una disciplina con la que puedes llegar a lugares y sitios insospechados, aparentemente invisibles al ojo humano”.

Antonia de J. Corrales


“En los años cincuenta, los estudios que realizó el profesor Schumann constataban que existe un efecto de resonancia en la tierra, el aire y la ionosfera, cuyas ondas vibran en la misma frecuencia que las ondas cerebrales de los seres humanos y de todos los mamíferos.
Las «ondas transversal-magnéticas», llamadas ondas Schumann en honor a su descubridor, son fundamentales para la vida, y cuando faltan producen graves problemas de salud.
En la actualidad, existe un proyecto relativo a ellas tan controvertido como peligroso. Sus defensores aducen un sinfín de ventajas de carácter científico, geofísico y militar, pero sus detractores están convencidos de que podría tener consecuencias catastróficas para nuestro planeta, desde arriesgadas modificaciones en la ionosfera hasta la manipulación de la mente humana”.


Con este fragmento sumamente inquietante comienza, como nota de la autora, esta extraordinaria novela que tiene como telón de fondo el proyecto tecnológico HAARP (High Frequency Advanced Auroral Research Project), que como muchos conocerán es un programa financiado por la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos, la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) y la Universidad de Alaska.

Según la versión oficial su objetivo ha sido estudiar la ionosfera a fin de desarrollar y mejorar la tecnología que utiliza sus propiedades para transmitir radiocomunicaciones y su uso en los sistemas de vigilancia estratégica, como, por ejemplo, los sistemas de detección de misiles.

viernes, 3 de julio de 2020

AMORES QUE NUNCA MUEREN


Hay amores que guardan una dulzura dolorosa.
Uno puede pensar que se han ido,
que han muerto para siempre,
que la vida urdió todo y nada hasta desencontrarlos,
y tememos nombrarlos para que no se desangren.

Porque el recuerdo es peligroso… un arma intensa,
en ocasiones, más temible que el olvido.

Se piensan apuntalados sobre los restos del pasado,
propensos a la arquitectura del derrumbe,
desterrados a las entrañas de la tierra,
mudos, maniatados, con los ojos vencidos,
debatiéndose en los entresijos del fin inevitable
en medio de un antes y un después irrepetible.

Pero los grandes amores no acaban nunca,
sus historias no se deshacen, ni se borran.
Pudiera parecer que mueren… pero renacen.
Aunque uno alguna vez tema nombrarlos
y guarden para siempre esa dulzura dolorosa.
 

miércoles, 1 de julio de 2020

LOS DIOSES SECRETOS...


Somos los dioses secretos. Borrachos de agua de maíz quemado y ojos polvorientos, somos sin embargo los dioses secretos. Nadie puede tocarnos dos veces con la misma mano. Nadie podría descubrir nuestra huella en dos renacimientos o en dos muertes próximas. Nadie podría decir cuál es el humo de copal que ha sido nuestro. Por eso somos los dioses secretos. El tiempo tiene pelos de azafrán, cara de anís, ritmo de semilla colmada. Y sólo para reírnos lo habitamos. Por eso somos los dioses secretos. Todopoderosos en la morada de los todopoderosos, dueños de la travesura mortal y de un pedazo de la noche. ¿Quién nos midió que no enmudeciera para siempre? ¿Quién pronunció en pregunta por nosotros sin extraviar la luz de la pupila? Nosotros señalamos el lugar de las tumbas, mantenemos el horizonte en su lugar, desechando sus ímpetus mensuales. Somos los dioses secretos, los de la holganza furiosa. Y sólo los círculos de cal nos detienen. Y la burla.

domingo, 21 de junio de 2020

21 de junio (poema)....


Yo nací bajo la influencia
de cierto signo sagrado ungido por la magia
de una antigua leyenda,
me alumbró un sol de junio
con la gracia del cielo en el día más largo del año,
y aún llevo en mi frente la marca de los elegidos:
-ésos- que señala el destino
para cumplir el designio de la gran soledad.

De mi vida cargo el peso de un nombre
hecho a la medida de mi porvenir,
un sueño que se cruza de incógnito
por aquellos sitios que amo y no podré olvidar,
un destello de ilusión en pleno vuelo
que es como un "temblor de tierra" cuando aletea por mi boca
sellada para siempre con un beso de amor,
y una historia que pasa estremecida
por los ritos que pinta el verde de mis ojos
en el cortejo de mirar.

domingo, 14 de junio de 2020

No sé qué tengo (poema)...



Te llamo por tu nombre y digo siempre,
me vuelo hasta la orilla de tu boca
y el beso se me vuelve transparente.

No sé qué tengo.

Un vicio de mujer ilusionada
se incrusta como estrella entre mis sienes,
y en tus manos depongo aquellas armas
que me vencen un día de repente.

A veces, por la noche, entretenida,
me embosco sin querer en tu mirada,
y tus ojos se me hacen sed tan viva,
que los siento, amor, entre mis sábanas.

jueves, 11 de junio de 2020

Te declaro culpable...



Te declaro culpable
de las alas que dan vuelo a mi cintura
de esta sed rompiéndome los labios
y de atentar con tu cuerpo a mi cordura.

Te declaro culpable
de tu fuego llenándome los ojos
de mis besos buscando en ti su amparo
de estas ganas de siempre y te amo
de tu palabra que llega y que me cura.