domingo, 3 de julio de 2022

Tres poemas del Libro de Poesía: Desearte en Abril.


Hola, aquí les traigo una muestra de algunos poemas que integran el libro: Desearte en Abril, que se encuentra a la venta en Amazon por sólo 0.99 la versión digital y 3.99 la versión de tapa blanda.

Si desean comprarlo, pinchen sobre la portada.

https://www.amazon.com/gp/product/B07VCBJC4S/ref=dbs_a_def_rwt_bibl_vppi_i0

 Desearte en Abril refleja el amor desde diferentes perspectivas. Se habla de la ausencia de la pareja que se sufre con un dolor visceral en la desesperada batalla contra la soledad y el silencio. Pero también se experimenta la necesidad de la reconquista del ser amado, del cortejo. No todo es profundo desconsuelo. También en estos versos brilla la luz de la esperanza y la fe en la creencia de que cuando un amor es verdadero puede siempre renacer, como el Ave Fénix, de las cenizas.

Cualquiera que sienta semejantes tristezas, nostalgias y deseos… pudiera considerar estos poemas suyos.  

sábado, 2 de julio de 2022

Los Drocornios de Calíghuly (Fragmento de mi novela El Engastador)




Calíghuly, año 1779

La vieja Maía se asomó a la ventana y observó al sol que, como una gran bola de fuego, alcanzaba su punto alto en el cielo. El calor del astro, sin embargo, no era suficiente para menguar los rigores del invierno. La Epidemia de Calandra, traída del Alto Valle por comerciantes y usureros, cada día hacía más estragos entre los habitantes de Calíghuly. Maía observó la calle principal donde se alzaban pilas de cadáveres humanos con los cuerpos llagados y los ojos abiertos por un terror antiguo. Los niños huérfanos corrían, sin temor al contagio, alrededor de los difuntos arrebatándole las pertenencias y los objetos de valor.

La hechicera cerró la ventana y movió con cansancio la cabeza. Al lado de la chimenea, Ougust maullaba -simulando el llanto de un recién nacido- mientras arañaba con sus uñas el piso de tierra apisonada de un color rojo diabólico. La cabaña era de reducidas proporciones, pero tenía un desorden que parecía el orden de la investigación perseverante. Encima de la puerta de entrada un gran cuervo disecado se mantenía en posición de vuelo. En un estante se amontonaban frascos con baba de gato, alas de murciélago, polvo de alacranes y dientes de perro. Por doquier había pinzas, moldes oxidados, redomas ventrudas con líquidos opalescentes que exhalaban relentes ácidos que producían escozor en la nariz, vasijas de cuello corto taponadas con cera y libros cenizosos con cintas selladas con plomo.

Cuando Maía vio al espíritu del primer muerto atravesar la pared de la estancia, comprendió que había llegado su final. Debía actuar con prontitud. Se alzó la amplia falda de volantes azules y vio su pierna derecha cubriéndose de llagas. Se dirigió a la mesa de roble y colocó un rollo de pergaminos amarillentos, les sacudió el polvo y los extendió sobre la superficie.  Luego de un rato sumergida en una lectura que la condujo a profundas reflexiones, tomó una bombona de vidrio ámbar y extrajo de su interior un gran sapo toro. Con pericia de cirujana lo abrió al medio, pues para que el hechizo tuviera efecto debía consultar sus órganos mientras aún latían, y allí leer los designios del porvenir. Tras un rato de meditación, extrajo las vísceras del anfibio y las convirtió en un puñado de cenizas que depositó en un cuenco con otros polvos destinados para el objetivo previsto.

viernes, 1 de julio de 2022

SHAMBALLA...




Detrás…
el cielo del mundo es una raya en la palma del tiempo
que se lee sobre el pecho de la eternidad.
El viento florece en las espigas.
Vistamos la penumbra de sencillo, 
la voz de lo profundo, en el umbral.



Distantes como el secreto de una señal anunciada
por el trigo que los difuntos siegan más allá de los campos
abismados en el estigma de murallas de hierro;

cercanos como las cenizas de la perpetuación que dictan al pie de los oráculos
el trazado de un espacio no revelado a lo que nacerá otra vez
en el seno de lo que habita en el aura sagrada del berilo;

mensajeros del tiempo que se levantan en la memoria de la gran añoranza
del otro lado del no estar con la visión inclinada hacia la sombra
de los que no beberán las aguas de Leteo ni dejarán algo de sí
en el umbral de cada puerta leída en las tablas de piedra de la diosa.

Barro animado que se eleva hasta los humos del altar,
leche de cabra que nutre los "siete pasos" hacia los puntos cardinales,
llamado desoído por la hierba que de la providencia crece
en un murmullo de ofrenda que esgrime el sortilegio de las constelaciones.

Iniciación humana y solar del maestro tibetano Djwhal Khul, (Alice A. Bailey)





Quiero comenzar este post hablándoles de Alice Bailey. Como muchos conocen, fue una escritora inglesa y practicante del esoterismo.

Los textos, que conforman el libro del que hoy quiero hablarles, los escribió en 1919 y de ellos afirmó que fueron dictados telepáticamente por el maestro tibetano Djwhal Khul. En estos da a conocer la existencia de la jerarquía espiritual que Madame Blavatsky ya había difundido.

En iniciación humana y solar desarrolla una estructura teórico ocultista de gran dificultad y envergadura. Este es un libro que nos permite comprender que en todo hombre dormitan facultades que le posibilitan alcanzar el conocimiento de los mundos superiores. La enseñanza recibida en este entrenamiento ha sido llamada “enseñanza oculta”, “esotérica” o “ciencia espiritual”. Este saber oculto no es para el hombre común un misterio mayor que lo es la escritura para aquel que no la ha estudiado. Y así como cualquier persona puede aprender a escribir sí emplea los métodos adecuados, así también todo hombre puede llegar a ser discípulo, y hasta maestro de la ciencia oculta, si busca los caminos apropiados. 

jueves, 30 de junio de 2022

Pensamiento de José Martí...


En silencio ha tenido que ser y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas, y de proclamarse en lo que son levantarían dificultades demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin.

martes, 28 de junio de 2022

La pintura abstracta contemporánea de Carrie Moyer, Estados Unidos.



Carrie Moyer es una artista y escritora. Su trabajo ha sido ampliamente expuesto, tanto en Estados Unidos como en Europa. Los museos incluyen la Bienal Whitney 2017, y una encuesta itinerante, Carrie Moyer: Pirate Jenny, que se originó en el Museo Tang en 2013. 

Moyer ha recibido premios de las fundaciones Guggenheim y Joan Mitchell, Anonymous y Creative Capital, entre otros.





domingo, 26 de junio de 2022

OPERACIÓN PIRÁMIDE III⭐⭐⭐

 

(Novela en proceso de escritura)


¿Ya localizó la caja fuerte? ―preguntó el ministro de Defensa Tulio Vergés.

―No, señor ministro. Estoy dudando hasta de que exista. He revisado cada lugar susceptible de ser ubicada y no he encontrado nada.

―Lanegro, la fuente que tengo es cien por ciento confiable… y Enrico le confesó, antes de su infiltración en el norte, que dentro de esa caja fuerte estaban guardados los planos del neurolite y otros descubrimientos igual de trascendentes para la ciencia. Le habló, entre otras cosas, de investigaciones en las que estaba trabajando antes de su reclutamiento, como es el caso de la «sustancia cero», cuya característica principal es su ordenamiento atómico y molecular diferente, lo que lo hace un elemento de gran ligereza, con una fuerza a prueba de choques, rayones y abolladuras, impermeable a las radiaciones cósmicas, con la peculiaridad añadida de que se integra y desintegra en una alineación transparente de átomos lo que permite su invisibilidad. ¿Se imagina los ingenios que podrían construirse con un material de tales características?  

―Si es así, no se preocupe, encontraré esos planos y documentos.

jueves, 23 de junio de 2022

OPERACIÓN PIRÁMIDE II

LES COMPARTO UN FRAGMENTO DE MI NOVELA EN PROCESO DE ESCRITURA: “OPERACIÓN PIRÁMIDE”.


Abalde le contó acerca de la memoria USB encontrada en el peluche de su sobrina, de la información encriptada y los medios que había utilizado para romper la codificación. Se sinceró sobre su preocupación por la integridad física de Marjorie y de Jennifer, y le comentó que las había enviado a un lugar seguro como método de precaución. Luego le habló acerca de las cámaras ocultas que había instalado en el apartamento de su hermana, en espera de que algún intruso hiciera acto de presencia.


―La información decodificada me llevó hacia el enlace de la página web de «Los Padrelábaros» ―añadió tirando la botella vacía en un cesto―. Pero una vez adentro del sitio se necesitaba una triple contraseña de la persona a quien fue dirigida la información.

―¿Entonces? ―preguntó Milian con impaciencia.

―No pude acceder.

―¿Y cómo obtuviste los datos que me diste?

―Dentro de la información decodificada había varias imágenes de culto, entre ellas la de un águila en posición de ataque. En el ojo del ave se encontraba camuflado un documento con unos «Protocolos» bajo el título «Lux et Veritas», un archivo imposible de detectar a simple vista ―dijo Donato al tiempo que se levantaba y buscaba entre un bulto de papeles que se hallaban sobre la mesa de trabajo―. Toma… míralos por ti mismo, los imprimí para un mejor análisis.