domingo, 24 de marzo de 2019

Si no fuera de ti (poema)…




Quizá fui más de ti, que de mí misma.
Quizá el -no tenerme- ahora me cobra llorar sobre mi ausencia,
y el filo de esta angustia brilla en el lomo de las viejas calles
cortando el cordón umbilical que las ligaban con los pasos
que ya no me contienen.

Porque no habito más en mí,
porque no existo más que como un preámbulo al regreso
de aquella sed antigua que se me nombra allá en tu imagen,
y llega reclamando todo lo que nos falta por sentir
si no fuera de ti, porque de mí… me fui hace tiempo.

jueves, 21 de marzo de 2019

Aposento de lunas: tu boca (poema)…



Mi pie sobre tu boca dibuja medias lunas.
Tendido como un tronco, así, sobre la yerba,
te vuelo como un pájaro.

Mi lengua seduce -sin prisas- tu deseo, tus caricias.

Te pruebo palmo a palmo, me hinco, te beso.
Abierto al desamparo te logro en un suspiro
y tú me das tu savia dulcísimo incansable,
la alianza de tu fuego, la ofrenda, tu ceniza.

Y me convoco a amarte, a estallar como polvo
bajo el imperio propio de antiguas cicatrices.
Y otra vez me convidas y tu saliva es agua,
(espacio reservado de mi ser),
aposento de lunas: tu boca.

lunes, 18 de marzo de 2019

Virtud (poema)...


Deshojaste mi cuerpo
falta de lo que cubre me dejaste toda
y quedé ante ti
tan frágil, tan blanca… como una paloma.

Y aprendí esa noche cómo alzar el vuelo
liberté mis alas, estrené mi anhelo
desatando las vírgenes ansias presas en mi boca.
No medió la tregua… sucumbió el espacio
al sentir tu lengua recorrerme toda
y supe por fin lo que era gozar
con las libertades que encendió tu aroma.

Deshojaste mi cuerpo
falta de lo que cubre me dejaste toda
y quedé ante ti
tan frágil, tan blanca… como tu señora.

viernes, 15 de marzo de 2019

Hoy danzo para ti (poema)


Hoy danzo para ti con la sal en la piel,
casi desnuda… casi mansa.

Diría que la quietud del mar domó mi rebeldía,
diría que el soplo de esta brisa pacificó mis pasos,
diría que la pasión me gastó el corazón y se me hizo luego
tibia ceniza en el hechizo de este instante.

Pero no me contengo.

Hoy danzo para ti con la sal en la piel,
desnuda… nada mansa…
porque lo que era freno me encendió el corazón
y se volvió locura en el crisol del tiempo,
porque sé que tu mirada se prenderá a la luna
y desde tu poltrona contemplarás mi cuerpo.

miércoles, 13 de marzo de 2019

De Espaldas al Paisaje (poema)...


 Un murmullo de trenes amonedándole las vías a la noche.

Y me voy yendo sobre mi propia ausencia,
de espaldas al paisaje,
desdibujaba hasta borrarme o hasta encontrarme de nuevo.

Los puentes…
ya no sostienen mis pasos ni se arquean sobre el río,
sus sombras se recuestan y se hunden en el vientre de la tierra.

Si acaso quiero irme tal vez me valga un rezo que me quede
o beberme de un golpe lo que no pude darme.

Hasta gastarles las vías a la noche,
hasta romperme en el intento de irme sobre mi propia ausencia,
de espaldas al paisaje, sobre los puentes.
  

jueves, 7 de marzo de 2019

Oración (poema)


Que pueda este siglo contener la hornada de tus años
y reinventar el pulso de tu otro –yo- dormido.

Que mi amor escupa, ciegue, arrastre tu derrota,
como una diáspora de desarraigos sin herencias
apenas concebidos en el reverso gris de otras historias.

Que pueda el dolor nacido de mi pecho
paliar el golpe del tiempo allá en tus ojos,
y mi vientre –insurrecto, tibio, brasa- te contenga,
cartografiado en el gesto de mi cuerpo
semilla, hombre, memoria.

Que pueda el rastro de mis pies alcanzarte
y socorrer el rumbo incierto de tus pasos.

Que la muerte sea camino –no llanto-
otro puerto –no ausencia-
apenas otra suerte en estampida
de esto que habitamos o nos habita,
en los paisajes que nadie ve porque no existen
y que, sin embargo, tú y yo sabemos,
viven en nosotros.

viernes, 1 de marzo de 2019

Alma Temporal (Poema)…


Seré... ¿loca o bendita?

Acaso sólo eso que dijiste... un bello día atormentado,
y la Machi quizá vino a advertirme que te quiera
desde la que no está... desde la que regresa.

Quizá eres el miedo primigenio hecho locura
de alguna otra que me sueña.
Quizá solo me valgo en esta ausencia
que me moldea como barro,
ese... que me regresa como arras de tus manos,
un símbolo de entrega... el más auténtico,
si al menos existiera la verdad -tan solo una-
peleándose a ser nuestra.