martes, 4 de octubre de 2016

Entre tu sueño y el mío



¿Y si el espacio que media entre tu sueño y el mío
fuera el milagro de un beso?

Nazco hijo de tu sangre y por tu sangre me quedo…
brotando dulce… despacio… niño, hombre, tuyo, viejo.
Desde tus ojos me veo mirándote la sonrisa,
a dos suspiros tus labios, en un mañana el recuerdo.

Me trae mi nombre de donde mis pasos nunca se fueron,
me tiendo sobre tu puente y en tus ojos me hago cielo.
Entre los gritos del mundo un llanto raja el silencio
y mi respuesta es pregunta latiendo al fondo del tiempo.

(Por dondequiera que vayas…
cicatrizado en tus palmas, vivo, muerto, siempre, nunca,
acá en tu pecho… me quedo).


Esteban D. Fernández