lunes, 18 de junio de 2018

La mujer que llora por Zoé Valdés. Premio Azorín del 2013.



Ha sido tremendamente emocionante para mí descubrir la obra de Zoé Valdés. Aunque es una autora ya consagrada hace muchísimo tiempo como poeta y como novelista, me apena reconocer que no es hasta ahora que leo algo de su autoría.

Quizás, este premio que obtuvo en 2013, con una novela que con justeza lo respalda, es lo que la haya destacado del resto de lecturas pendientes que tengo desde hace unos años.

Supongo que es por su posición política (fue opositora del gobierno de Fidel Castro y es anticomunista) lo que haya provocado que nunca me tropezara con una obra suya en una librería de nuestro país, tal como ocurrió con ese compatriota nuestro: Amir Valle, al que la censura condenó su trabajo literario al silencio del exilio.

Pero bueno, dejemos a un lado las ideologías y concentrémonos en la obra por la que obtuvo el premio Azorín en 2013.

Se trata de una apasionante novela sobre Dora Maar y su relación con ese gran genio del siglo XX: Pablo Picasso, en el París bohemio de los años treinta. Como muchos conocerán Maar fue una artista plástica, pintora, escultora y fotógrafa francesa. Una de los artífices con mayor talento del surrealismo. Recordemos, además, que ella fotografió el proceso de composición del Guernica, el cual es considerado no sólo una de las obras más importantes del arte del siglo XX, sino que se ha convertido en un “auténtico ícono”, símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra inflige a los seres humanos.


Pues bien, el eje de la novela se centra en la investigación que realiza una escritora cubana, que se exilia en Europa, sobre la vida de Dora Maar. Sabedora de que la artista emprende un viaje a Venecia que marca un punto de inflexión en su vida, pues a su regreso se encerrará definitivamente en su domicilio apartándose de los círculos sociales que hasta entonces frecuentaba, preparará una novela sobre esta mujer que nunca quiso que se escribiera nada sobre ella, haciendo especial énfasis en ese viaje de ocho días que realizara Dora con James Lord y Bernard Minoret.

Con unas descripciones que rozan lo poético, lo erótico y lo elocuente, Zoé Valdés consigue retratarnos en detalle la tormentosa vida de Dora Maar al lado de Pablo Picasso para quien fue musa, amante y finalmente víctima.  

En fin, me ha parecido una novela excelente.

Libro imprescindible para acercarnos más a fondo a este amor de Dora por ese hombre 26 años mayor que ella: Picasso, por el que sintió una pasión insustituible, llevada al límite, a lo inexplicable, a lo trágico.

Martha Jacqueline Iglesias Herrera


Sobre la autora: Zoé Valdés es una escritora cubana nacida en La Habana el 2 de mayo de 1959. Cultiva los géneros de poesía, novela y guiones cinematográficos. Adquirió la ciudadanía española en 1997 y también es ciudadana francesa. Estudió en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, pero abandonó los estudios antes de terminar (hizo hasta cuarto año); después ingresó en la Facultad de Filología de la Universidad de La Habana, donde estudió hasta segundo año.
Entre 1984 y 1988 formó parte de la Delegación de Cuba ante la Unesco en París, y de la Oficina Cultural de la Misión de Cuba en esa misma ciudad.
Después de regresar a Cuba y de pasar un tiempo desempleada, comenzó a ganarse la vida como dialoguista y guionista en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y luego fue subdirectora durante 4 años de la revista Cine Cubano (desde 1990 hasta diciembre de 1994).
En 1995 fue invitada a unas jornadas sobre José Martí en París, donde se quedó con su hija y esposo en esa época, el cineasta Ricardo Vega.
Fue redactora jefa de la revista de arte ARS Magazine (EE.UU.), que dirigía su hermano Gustavo Valdés, fundada por ambos en 1995 y relanzada a fines de 2010 bajo el nombre de Ars Atelier City.
Zoé Valdés colabora en numerosas publicaciones periódicas españolas y francesas, como El País, El Mundo, El Semanal, Qué leer, Elle, Vogue, entre otras en España. Y con Le Monde, Libération, Beaux Arts, Les Inrockuptibles, Art Absolument, El Economista, Ecodiario, El Universal de Caracas, Libertad Digital en España, entre otros. Ha participado en muchos festivales literarios internacionales y ejercido como miembro del jurado de prestigiosos concursos.
Además de escribir guiones, Zoé Valdés ha codirigido un cortometraje —Caricias de Oshún— con Ricardo Vega, y ha sido jurado del Festival de Cannes (1998).
Su obra ha sido traducida a diversos idiomas. Su novela La mujer que llora ha sido traducida al francés y al inglés, en Editorial Arthaud y Editorial Skyhorse Publishing en Estados Unidos (2016).