viernes, 3 de febrero de 2017

EL SALDO DE LA HERENCIA...



(El-Kebrîtu-l-áhmar)

Te sigo paso a paso… quiero estar vivo, rehacer a partir de tu aroma el aire en que me nombras. Quiero que me oigas… romper la llave del error con que abrimos las sombras; amar todas las caras de tu júbilo en un idioma sin fronteras, desasido del cielo que se volvió distancia en un siglo de espera.
Quiero que nos alcemos como hierba y en un escalón del "todavía" hallar la salida de este instante de ausencia.
Algo me trae el día… cuando me veo desnudo cicatrizado en tus palmas, como un puñado de barro que toma forma en tus manos… niña mía.
Así camino… y no quisiera mirar… pero tengo tus ojos que me explican este intento… como si hubiera lugar para esta vida… asomado a tu aliento desde la puerta de mi alma donde me sostienen solo el tiempo y la pregunta.

Este morir naciendo cada vez en tus labios…
Este nacer muriendo cada vez en tus manos… 



Esteban D. Fernández
Del Poemario: "Recuérdame".

Sobre el autor: Yo soy un sueño, un imposible, vano fantasma de niebla y luz… soy incorpóreo, soy intangible…