jueves, 21 de diciembre de 2017

Conversación con Kendall Maison...



Por Martha Jacqueline Iglesias Herrera

Hola a todos los lectores de Letraweb. Les traigo para finalizar el año en otra entrevista exclusiva a un excelente escritor y amigo muy querido desde hace algunos años: Kendall Maison.
Sobre él podemos decir que nació en Reinosa, Cantabria. Publicó su primer libro en el año 2007, “EL LABERINTO PROHIBIDO”, con la editorial Viamagna. Con este libro se introdujo en el mercado español y latinoamericano, y al año siguiente, fue traducido al idioma francés. El año 2008, publicó “EL PROTOCOLO GRIEGO”, con la editorial La Factoría de Ideas. De nuevo el libro llegó hasta Latinoamérica, y en Argentina, Chile y México resultó ser un éxito de ventas.
Ese mismo año la editorial El Andén publica “AGAROTH Y EL MAESTRO DEL CONOCIMIENTO”, cuya tirada se agota en los tres primeros meses, llegando a Chile, Perú, México y Argentina, entre otros países latinoamericanos. En el  2009 publica, ante el éxito de “EL LABERINTO PROHIBIDO”, la segunda parte de este, “LOS PINACULOS DEL CIELO”, y un librito de cuentos para niños, “ESPIRAL DE CUENTOS” con la editorial Narradores.
El año 2010 sale al mercado con la editorial Ipunto Ediciones, con la novela histórica, “ISABEL DE SEFARAD”, ambientada en la historia de un judío que sale con los expulsados de España por orden de los reyes católicos. Y en el año 2011 saca al mercado editorial, con el grupo editorial Nakro, “FLORES DE INVIERNO”. Una historia basada en hechos reales. Su libro número 14.



JK: A modo de simple curiosidad quisiera empezar esta entrevista preguntándote: ¿Por qué empleas para identificarte  un pseudónimo y no tu nombre verdadero?

Cuando comencé a publicar, mi primer libro Agaroth y el maestro del conocimiento, iba a salir en EEUU. Y mi agente me sugirió que me buscase un pseudónimo inglés para venderlo mejor. Kendall es una ciudad inglesa y además es unisex y se usa también de apellido, me llamó mucho la atención. Luego busqué un apellido común en o, y encontré Maison, sonaban bien juntos, así que los uní y desde entonces soy para todo el mundo Kendall Maison. Lo cierto es que ya todo el mundo, amigos incluidos, me llaman por el pseudónimo.

JK: Has adquirido gran notoriedad como escritor, pero también eres escultor. ¿Con cuál de las dos profesiones te sientes más identificado y por qué?

Comencé a modelar esculturas a los seis años, necesito modelar, lo llevo en la sangre por así decirlo. Empecé a escribir en 2001, y a publicar en 2007, pero hoy día, ambas disciplinas me son igualmente queridas y valoradas. He expuesto como escultor muchas veces en grandes salas, y espero volver a mostrar mi obra de nuevo en breve, estoy trabajando en relieves de gran tamaño.

JK: Acerca de tu primera novela: El laberinto prohibido. Cualquier lector que se acerque a ella puede constatar un arduo trabajo bibliográfico y también de campo. ¿Cuál fue el germen que te llevó a escribir esta historia cuya trama histórica y presente se desarrolla en Egipto?Cuéntanos como se estructuró el proceso investigativo para su realización.

Yo soy un gran admirador de la cultura egipcia, he visitado el país del Nilo en varias
ocasiones e investigado mucho. En tiempos de las dinastías del imperio medio existió una ciudad en la que los aspirantes al trono, pasaban las pruebas que les exigían los sacerdotes de Amón. Uniendo esto a la mitología egipcia, dio como resultado esta aventura. Además para comenzar me gusta siempre idear una trama misteriosa de estilo policiaco, para enganchar  al lector.
Viajé a Egipto y visité cada lugar que sale en el libro, cada calle. Hablé con arqueólogos y tomé notas. Los personajes también los conocí allí. El chico copto, fue muy especial lo descubrí en el cementerio en que viven 400000 personas. Desde ese momento me enamoré del país de las dos tierras, Egipto.

JK: Acerca de Egipto te citaré tres reflexiones de Jacq Christian. Me gustaría me dieras tu opinión sobre cada una de ellas en específico:

1.      Egipto es hijo del sol. Es la forma visible del dios Ra. Principio crea­dor a quien los sacerdotes de la ciudad santa de Heliópolis, actualmente desaparecida, consagraban una vida de trabajo y de búsqueda. Todas las mañanas, al salir el sol por encima de las colinas del desierto orien­tal, el país volvía a nacer. Así sucede con la historia de Egipto, que muchas veces pareció hundirse en la nada para luego resurgir mejor de las tinieblas.

2.      Es totalmente erróneo creer que Egipto es una civilización prefilosófica y que Grecia y Roma fueron las primeras culturas capaces de «pensar» y de «hacer ciencia». Es muy de lamentar que Egipto ocupe un lugar tan reducido en el proceso educativo, desempeñando como desempeña un papel tan importante en nuestra vida espiritual y en nuestra memoria profunda.

3.      Egipto, soberano del mundo, es asesinado por última vez en la per­sona de Cleopatra, el 29 de agosto del año 30 a. de J. C. Tras la muerte de Cleopatra, Egipto se convierte en el granero de trigo de Roma, que oprime al Doble País.

Son reflexiones de Cristian Jacq con las que coincido plenamente. Egipto es el único imperio humano que ha durado tres mil años, con sus luces y sombras. Fue innovador, acumuló la mayor colección de documentos escritos, sobre arte, ciencia y astronomía y astrología. De filosofía en lo que resultó ser el primer país sin esclavos como tal, y en el que existía una real igualdad entre sexos. Eran orfebres exquisitos, y cirujanos expertos.
Fueron capaces, como un ave Fénix de resurgir de sus propias cenizas. Solo Cleopatra fue capaz con su mal gobierno de dar por concluido ese espléndido período imperial.

JK: Isabel de Sefarad es una novela romántica-medieval, ambientada en la expulsión de los últimos 10000 judíos de España.¿Cuáles criterios de selección tuviste en cuenta para la creación de la protagonista, una mujer a todas luces adelantada a su época? ¿Qué datos históricos relevantes y quizás no conocidos por el público en general emergieron durante tu pesquisa acerca de esta época en especial?
Isabel de Sefarad surgió como idea en Turquía, visitando yo el barrio fathi, buscaba conocer familias sefardíes, pero no lo conseguí y cuando fui a comprar a una frutería, alguien me tocó por detrás en el hombro. Al volverme, vi a un hombre de edad, pelo blanco, fornido…y que me preguntó:
-¿Usted cree que hablo bien el castellano?
Le respondí que sí, que yo le entendía muy bien, entonces él me dijo:
-A mi familia la echaron de España hace quinientos años.
-¡Entonces usted es un judío sefardí! Le respondí entusiasmado.
Me contó que sus hijos vivían en Israel ya todos, y que solo quedaban diez familias judías en el barrio. Que los musulmanes se lo hacían pasar muy mal. Se llamaba David Bejhat y lo convertí en el protagonista masculino, escribí la novela en su honor. Isabel como personaje surgió como contrapartida de Isabel la católica. Colaboró conmigo la comunidad Judía de Barcelona para escribir y  describir una yupá, una boda hebrea. Fue complicado dar con los escudos de armas de las familias nobles, sus castillos, y sobre todo información de las órdenes militares como el Temple. Rebusqué en muchas bibliotecas y tuve que pedir un par de favores. Fue interesante y conocí gente muy entendida en estos temas.

JK: En Amor Prohibido se da el encuentro de dos culturas en principio antagónicas. Háblanos cómo nace la historia de Búho Rojo. ¿Tiene Eleonor algún paralelo con la realidad?
En Amor prohibido Búho rojo es un calco de mi madre. Una mujer sabia, luchadora y muy instintiva. Estudié las costumbres de las tribus y de sus chamanes, y la doté de sus capacidades. Eran tribus muy adelantadas en muchos aspectos a los colonos sectarios y rígidos que llegaron a sus costas. Intenté mostrar que dos personas pueden superar cualquier barrera si se aman de verdad.

JK: ¿Qué siente Kendall Maison al ver que los lectores apuestan por sus libros y que les gusta lo que crea para ellos?
Cuando alguien me elige como su autor, para leer un libro mío, siento orgullo por mi obra y agradecimiento hacia el lector, que para mí es sagrado. Es el alimento del escritor, el disfrute del lector. Te hace sentir especial el lector.

JK: Si precisaras decir en unas pocas palabras un mensaje a tu público lector. ¿Qué le dirías?
A mi público le diría muchas gracias por ser tan fieles, leer mis historias y alimentar mi alma con vuestra elección. Siempre me arropan y animan y eso es impagable.

JK: De todas tus novelas… ¿cuál es tu preferida y por qué? ¿Hay algún personaje con el que te identifiques?
Cada novela es un hijo distinto con su mundo particular y único, pero Agaroth es mi primogénito y siento debilidad por él. De todas formas cada uno de mis libros es un hijo muy amado. Galoor es un personaje muy similar en manera de pensar a mí. De mente abierta, justo, creativo, perseverante. 

JK: Escuché en una entrevista que en ocasiones escribes hasta tres novelas a la vez. ¿Tienes algún tipo de ritual a la hora de escribir? ¿Qué aconsejas a los escritores que empiezan?
Cuando me levanto a las ocho hasta las once escribo diez páginas, me meto en la piel del personaje y me abstraigo. Me gusta escribir varios libros a la vez es más entretenido. Recomiendo al escritor que empieza ser autodisciplinado observador y meticuloso. Su obra lo reflejará.

JK: Si tuvieras que definir un sueño, ¿qué nombre le pondrías?
Mi sueño es llegar a ser  el autor favorito de todos los que buscan algo diferente, especial  y cercano, además de entretenido… lo definiría como:
-«Crecer y sentir mi profesión como algo maravilloso que me reconvierta en un referente».

Gracias a Kendall por haberme concedido esta entrevista. Pueden visitarlo en su página web:
http://www.kendallmaison.com