martes, 9 de junio de 2020

Por el hombre que amo...



(…) Por un hombre,
por el hombre que amo…
tiemblo de coraje ante la injusticia:
me duelen los críos descalzos de los otros,
el Dios supuesto de los pobres,
tan sordo al ruego,
a queja,
a súplica,
ciego ante la mano nacida para el golpe
del hambre en las costillas.

Por un hombre,
por el hombre que amo…
me duelen los hombres humillados
que no pueden pagar ni un gramo de la sal
del llanto de sus niños,
me duelen los labriegos,
el seno que se seca penando día y noche
en la madre afligida,
me duelen los rencores,
el dolor de los muertos que agria la saliva,
me duele el campesino,
los juguetes tan caros que no pueden estar
en manos de los hijos.


Por un hombre,
por el hombre que amo,
me duele la belleza eterna de esperar,
me duele ser feliz cuando la tierra sucumbe
en rayos y metrallas,
en odios y aversiones,
en calles oscurecidas por los ríos de sangre
de pechos fatigados no concebidos en la gracia
de la piedad indiferente del que duerme.

Sí, me duelen esos cuerpos hastiados de caer:
despeñados,
amputados,
lanzados a una muerte que avanza
con ímpetu de ciego,
ojos sucios de rabia y puñales de leyes
que asesinan el sueño de los justos.

Por un hombre,
por el hombre que amo,
asumo mi coraje,
me declaro rebelde
ante la iniquidad del mundo,
comparto mi pan
y cuido de la lumbre.

Martha Jacqueline Iglesias Herrera
Del Libro de Poemas: “Desearte en Abril”.


No hay comentarios: