viernes, 4 de agosto de 2017

Conversación con Blanca Miosi…




Por Martha Jacqueline Iglesias Herrera

Letraweb se traslada hasta Venezuela para entrevistar a una escritora que yo aprecio y admiro muchísimo: Blanca Miosi. Llamada la Dama de Amazon, la Gurú de los Escritores Noveles…, esta autora no deja de sorprendernos con su creatividad y talento.
Sobre ella podemos decir que es peruana y vive en Venezuela desde hace muchos años. Su padre fue un nisei nacido en Perú y su madre una cusqueña. Durante su vida tuvo varias ocupaciones, entre ellas fue diseñadora de modas durante veinticinco años, hasta que cierto día se atrevió a escribir. En 2005 "El cóndor de la pluma dorada", quedó finalista en el concurso de novela Yo escribo. En 2008 "La búsqueda", una novela basada en la vida de su esposo, prisionero superviviente del campo de concentración de Auschwitz, tuvo una gran acogida. Fue ganadora del Thriller Award 2007. En 2009 publicó de la mano de Editorial Viceversa, Barcelona, España: "El legado". Un fascinante relato sobre una saga familiar basada en el personaje de Erik Hanussen, considerado durante muchos años el mejor vidente de Berlín y consejero personal del Adolf Hitler. A la venta en España, Sudamérica y en Amazon en formato Kindle y de papel. A partir de febrero de 2012 publica su novela "El manuscrito 1: El secreto" por Ediciones B, con el sello B de Books y Zeta de bolsillo. Desde entonces ha escrito muchas novelas más. En la actualidad sus libros se venden en tres formatos: digital, papel y audible y algunos de ellos en inglés, francés y alemán.

Es un placer darle la Bienvenida y espero que los lectores del blog disfruten de esta conversación.

JK: ¿Cuáles fueron tus primeros acercamientos a la literatura? ¿Por qué tarda tanto Blanca Miosi en empezar a escribir sus novelas?

Nunca tuve intención de convertirme en escritora, Martha. Era una lectora empedernida y me asombraba la capacidad de algunos autores para escribir obras tan impresionantes como El conde de Montecristo, El cliente o La Salamandra, por ejemplo. Un día empecé a escribir casi sin proponérmelo y de pronto me di cuenta de que me encantaba. 


JK: ¿Qué mensaje o enseñanza histórica e intelectual crees que aporten tus obras?

Procuro que mis novelas no sean simples relatos intrascendentes. Creo que los escritores tenemos la responsabilidad de enseñar y si podemos hacerlo al tiempo que contamos una historia hacemos un aporte a la humanidad. 

JK: ¿Por qué “La búsqueda” es la novela que más aprecias?

Porque se basa en la vida del hombre que fue mi esposo.

JK: Decía el poeta Jaime Sabines: “¡Si uno pudiera encontrar lo que hay que decir, cuando todas las palabras se han levantado del campo como palomas asustadas!”. ¿Qué diría Blanca Miosi en este caso específico? ¿Cómo te enfrentas a la página en blanco?

Cuando las palabras se levantan del campo como palomas asustadas es tiempo del descanso. No acostumbro forzar mi imaginación, nada que salga forzado puede ser bueno. Las ideas, la inspiración, siempre vienen de manera espontánea.

JK: Eres una escritora de novelas pero en tu blog se te ha visto flirteando con la poesía. ¿De qué cantera se alimenta el germen que nutre tu inspiración poética?

Tengo muy pocos poemas, creo que los dedos de las manos sobrarían para contarlos. Pienso que la principal cantera de la que me nutro es la poesía mediocre que leo de vez en cuando. Sin profundidad, simples palabras que tratan de ser bellas por el simple encadenamiento de ellas, sin una idea que las lleve de principio a fin. La poesía es un arte, es difícil, mucho más que escribir en prosa, pero hay muchos que dicen llamarse poetas y escriben “prosa poética” sin tener en cuenta la métrica, que no necesariamente debe ser rimada, pero sí debe escucharse al ser leída en voz alta, es de una belleza que pocos pueden lograr. Entonces trato de escribir algo un poco mejor y a veces lo logro.

JK: Háblanos de Kevin Stosskopf, ese personaje realmente atrayente de tu novela: El Rastreador. ¿Tiene algún paralelo con la realidad?

Supongo que deben de haber muchos Kevin Stosskopf en la vida real. Son seres especialmente formados para cumplir un papel para bien o para mal de la sociedad y el semillero de estos personajes se encuentra en muchos de los hombres que fueron preparados para formar parte de las fuerzas especiales, héroes anónimos que ofrecen sus vidas a cambio de un ideal.

JK: El Rastreador la escribiste en tiempo real, es actualidad en todas sus letras. ¿Qué significó esta experiencia?

Fue muy interesante porque a medida que iban ocurriendo los acontecimientos, los agregaba a la novela. Por momentos me sentía como un corresponsal de guerra.

JK: Cuando presentaste “El Manuscrito” a Editorial Viceversa, la rechazaron. En cambio, al publicarla en Amazon ocupó los primeros puestos. ¿Qué crees que ve el lector que no pueden ver las editoriales respecto a la calidad de una obra?

Creo que la editorial la rechazó porque subestimó a los lectores. No es una novela al uso, se requiere concentración para no perder el hilo, tanto así que algunos lectores han dejado comentarios en Amazon calificándola como confusa. Por suerte, la mayoría ha hecho comentarios positivos, lo cual me hace pensar que los lectores de a pie son mucho más listos de lo que los lectores editoriales creen.

JK: Háblanos del programa de radio en internet: La hora amazónica.

Lo inicié porque deseaba dar a conocer a los autores que no tenían medios de difusión, pero poco a poco fue tomando cuerpo y ahora entrevisto a lectores, editores y también escritores conocidos. El escritor Jordi Díaz se sumó al programa y nos deleita con una crítica literaria cada semana de los libros que lee.

JK: ¿Qué puedes decirnos de Amazon Publishing?

Es una editorial que está en buen camino. Los beneficios que está dando a los autores son realmente impensables en comparación de cualquier editorial. Y no te hablo de que sean así porque seamos superventas. Ellos tratan igual a todos los escritores. La promoción es a largo plazo, los pagos mensuales son puntuales, los reportes de ventas pulcros y detallados, actualizados diariamente. Eso no lo consigues con ninguna otra editorial. 

JK: En tu blog haces aportes significativos del mundo de la publicación. ¿Qué consejos pudieras darles a los lectores de Letraweb que no conocen tu espacio sobre este tema?

En mi blog hablo de todo lo concerniente a la publicación, sea esta autopublicación o a través de editoriales, porque lo he hecho de ambas formas. Doy consejos o ideas para promocionar las novelas, hablo del uso efectivo de las redes sociales, de vez en cuando hablo de mis libros, o hago alguna reseña del libro que me ha gustado, pero básicamente va dirigido a las personas interesadas en publicar.

JK: ¿Qué te llevó a escribir esa excelente novela llamada Dimitri Galunov?

Creo que fue la cuarta novela que escribí. Me gusta la ciencia ficción que trata de temas que podrían ser reales. Me alejo un poco de aquella que es demasiado extrema, y me pareció que Dimitri sería un buen vehículo para contestar ciertas preguntas que siempre me hice.

JK: El hombre se afirma en su diario estar entre las cosas y los restantes hombres, en su ir y venir por los caminos de todos los días. Muere el escritor de la misma sustancia que lo nutre, paradoja que lo redime del horror. ¿Qué opinión te merece tal reflexión?

Creo que vemos desde nuestra perspectiva como si fuésemos los personajes principales de una obra. Los demás —los restantes hombres—, son el relleno, la contraparte, o la realidad que creamos para que sea nuestro entorno. Es probable que la sustancia que nos nutre nos redima del horror de nuestra creación, que en ocasiones pueden ser macabra, pero como creadores tenemos la opción de la redención.

JK: Blanca… eres peruana pero actualmente vives en Venezuela. ¿Qué opinas de la situación político-social que vive este país actualmente?

Es una situación como todo el mundo sabe, bastante preocupante. La inflación en números impronunciables, los políticos sin un horizonte definido, sin estrategias claras, el gobierno con la firme decisión de eternizarse en el poder porque sabe que no le queda otro camino, pues de dejarlo tendrían que rendir cuentas por su actuación ante la justicia… Los que dicen que ven una luz al final del túnel están equivocados, creo que todavía queda demasiada lucha, demasiado sufrimiento. 

JK: Si tuvieras que definir un sueño… ¿Qué nombre le pondrías?

Creo que los sueños son indefinibles. Al menos los míos siempre lo son; incomprensibles, a veces recurrentes, en ocasiones más parecidos a pesadillas, a veces prefiero no soñar, pero debo ser una mujer de fronteras débiles porque siempre sueño, y la verdad, no me gusta soñar. Nunca he escrito partiendo de alguna idea que haya surgido de un sueño. La gente se refiere a los sueños como una fantasía quimérica, y yo pienso que es lo peor que le puede suceder a uno: soñar. Puedo decir que soy una víctima de mis sueños.
Pero si te refieres a un sueño en el sentido de un deseo, desearía que dejaran de morir tantos jóvenes en esta lucha que se está volviendo infructuosa. Pero los jóvenes no tienen claro el sentido de la muerte, para ellos la muerte no existe hasta que la tienen encima. Lo sé porque también he sido joven y temeraria, he sido una aventurera.

Pueden visitar su blog: Blanca Miosi