jueves, 22 de junio de 2017

Poema a un bebé que no llegó a nacer…



                                                  Esta pequeña lágrima que hoy lloro
y que nadie descubre aunque me miren
sé que sólo la pueden ver sus ojos
aunque el mundo no sepa que él existe.


Yo quisiera gritar que soy dichosa
desde que sé que lo tengo aquí conmigo
más tengo que callarlo y es por eso
que siempre será él mi único testigo.

Tal vez él se pregunte:
mamá, si eres dichosa…por qué lloras?
Yo le diría: "Es que a veces lloramos de alegría".
Más no puedo engañarlo, esto es cierto,
pero lloro porque temo por su vida.

Temo no poder ver jamás sus ojos,
ni sentir sus manitas refugiándose en las mías,
temo no llegar a darle un nombre…
ni poder darle un beso o una caricia.

Ojalá pudiera él comprenderme
y entender la pena que me aflige,
para en nombre de esta lágrima que hoy lloro
sepa un día perdonarme:
aunque no tenga conciencia para hablarme
ni exista para oír lo que le diga.


Martha Jacqueline