miércoles, 24 de agosto de 2016

Su nombre es pueblo...


La muerte con su impecable función
de artesana del sol,
que hace héroes,
que hace historia…
y nos cede un lugar para morir
en esta tierra, por el futuro.

Qué ejemplo
se ha convertido en puñal,
se ha convertido en fusil,
se ha convertido en la trinchera
de la voluntad,
de la palabra amar,
de la conciencia,
y de la muerte.

No hay nombres
de los que caen en las costas,
de los que caen en los montes,
del que cayó con el machete,
en el mismo lugar
que tiempos más atrás
cayeron otros,
otros sin nombre.

A los héroes
se les recuerda sin llanto,
se les recuerda en los brazos,
se les recuerda en la tierra.
Y eso me hace pensar
que no han muerto al final;
y que viven allí,
donde haya un hombre,
presto a luchar,
a continuar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...