jueves, 26 de mayo de 2016

A la luz de este fuego...





Hemos ido marcando a la luz de este fuego
las horas que callamos.

Ya todo se hizo lejos.
Si miro hacia adelante
puedo ver lo que alumbra a través del existir de entonces,
hacia atrás es promesa que huye en nombre
del amor en que vivo como única voz;
tanto mejor sería la tierra que nunca definiste
desde la luz en sombra de tus ojos,
ese dominio ganado a cada migración
que termina en el camino de los pocos.
Arriesgaría la ventana que abre hacia la rama del druida
donde se induce la visión en el altar del tiempo,
la vida que vuelve sobre sí la hora en que me quedo,
la duración en que no estoy anticipando esa palabra
en su versión de trampa del destierro.
Todo esto y más arriesgaría,
con tal que no me ofrezcan a la luz de los otros,
tu silencio.

Martha Jacqueline Iglesias Herrera