viernes, 26 de septiembre de 2014

Test 99



Hechos

Cuando en la primavera del 2099, Nathan Caletre gana la silla presidencial, de Blenchi solo quedaba una arquitectura pronta a desaparecer bajo los escombros. Tulio Vergés, olvidado del juramento de fidelidad prestado a la constitución, huyó con la ingente fortuna personal que amasó a costa de los recursos del Estado, llevando al país a la mayor postración económica de su historia. De este modo, el régimen vergeliano había sepultado prácticamente, en un abrir y cerrar de ojos, el progreso de una nación, antes próspera y floreciente. Su incapacidad de alcanzar la estabilidad y de disminuir los incrementos en el costo de la vida, trajo aparejado el desbordamiento de la conflictividad social y el repunte de la violencia.
No sería hasta finales del verano de ese mismo año que fue apresado por la inteligencia Caletre intentando huir del país y sentenciado a pena de muerte.
Caletre llegó dispuesto a implantar el anteproyecto DAFI. «… DAFI hará de nuestra doctrina la más universal, y suplirá aquellas presunciones que pretendieron imponernos como los principios más ciertos. Transformaciones radicales en el corazón de nuestra sociedad estamos a punto de lograr» Aseguraba un cambio sin precedentes. «… Extraordinarias mejoras en el estilo de vida, en el perfeccionamiento de la especie, unido a los exhaustivos logros en las ramas del arte, las ciencias; son apenas un tenue vislumbre de la anulación definitiva de la mediocridad en lo hecho.» Prometió encabezar la comisión investigadora que pondría al descubierto todas las irregularidades aún latentes. «… Juzgar aquellos sistemas que han existido antes, para levantar sobre el pavés el que hemos proyectado hoy sería ignorar el vasto camino que nos falta por recorrer; cuando aún, estamos sumidos en las tinieblas de lo porvenir.» Garantizaba la instauración de una sociedad sin discriminaciones. «… En este momento, el mero legajo en cuyo éxito podemos confiar, es en el de concentrarnos en la naturaleza humana, en esa muchedumbre que nos aguarda afuera sin importar edad, raza, sexo o clase social. Una vez ganada su confianza, hemos logrado la victoria»
El anteproyecto DAFI, creado por Virgilio Caletre y que ahora era llevado a cabo por su nieto Nathan, fue dado a conocer como “Designio a favor de la inteligencia”. Sustentaba la idea de que la creación de estamentos en materia intelectual, daría lugar a una sociedad conducida por aquellos con mayor capacidad de adquirir conocimientos y aprovecharlos en situaciones novedosas, para el beneficio de todos. Tenía como base la ejecución del Test 99 cuyo resultado puntuaba en un determinado rango de la escala Caletre. Esto daría como resultante tres estamentos bien diferenciados: AGB, AGA, AGN que funcionarían de forma independiente, pero a su vez subordinados a la Directiva Caletre.
El gobierno Caletre por su parte, fue estructurado en una directiva y cuatro grandes grupos: los Clasificadores, los Controladores, los Mediadores y los Ascéticos.
Los Clasificadores se autonombraron la mano de Dios. Eran los encargados de ejecutar el Test 99 y fichar a los examinados. Tras la clasificación colocaban en sus muñecas ajorcas con gemas de diferentes colores. Cada color representaba un determinado grupo: AGB, AGA, AGN (ajorcas con gemas blancas, azules y negras respectivamente).
Los Controladores eran los encargados de distribuir a los ya clasificados por los diferentes circuitos. Ellos controlaban el circuito cerrado. Esta era la parte de la ciudad destinada para los AGN, o sea, aquellos que puntuaban con el mínimo de la escala Caletre.
Los Mediadores eran los proyectistas científicos y estudiosos de la línea del proyecto. A ellos les correspondía el control del circuito de los AGA. Este grupo, que puntuaba en el rango medio de la escala Caletre, impulsaría las tesis para el desarrollo constructivo y la prosperidad del DAFI, creadas por los AGB.
Los Ascéticos eran los supervisores y entrenadores físicos y espirituales de los AGB. A este grupo pertenecían aquellos que puntuaban en el rango máximo de la escala Caletre. Los AGB eran aleccionados como futuros Caletres y la piedra lunar de su ajorca significaba “longevidad en la sabiduría ejercitada en las disciplinas del DAFI”.
Para la instauración del proyecto DAFI, Blenchi fue dividida virtualmente en sub-bloques, que a su vez fueron fraccionados en células. Cada célula representaba el área con el número x de habitantes que pasarían a diario el Test 99. Según los cálculos estimados por los proyectistas, sería necesario cuanto menos un año para clasificar a toda su población; pero, en realidad, solo bastaron ocho meses.
Caletre desarrolló un ingente plan de saneamiento nacional, subvencionando una serie de proyectos que fomentaran su ideal de bienestar social.
Desde las primeras medidas adoptadas Caletre contó con el apoyo de un gran porciento de los blenchianos, cansados de tantas vejaciones y sufrimientos.
Pero sucedió, que la instauración del proyecto DAFI por los Caletres convierte, lo que en un inicio era una seducción proselitista en una nueva ola de violencia por parte de aquellos cuyas familias fueron desmembradas por los diferentes circuitos. Las muertes iniciadas provocan venganza por parte de los afectados. Se crean familias paralelamente poderosas que arremeten contra los rebeldes, de modo, que miembros de una misma familia se sitúan en bandos contrarios en defensa de sus propios intereses.

Martha Jacqueline Iglesias Herrera