martes, 18 de febrero de 2014

Noches simples



Nos dedicamos a las noches más simples.
A las que no condicionaban los espacios desde atalayas de recuerdos,
a las rentadas, por esa lluvia mansa que bosquejaba humedales
donde los dedos sin nombre tatuaban sus urgencias:
-poema, beso, lágrima-.

Donde la huella en el barro era como la luna en la noche
desde los ojos perdidos, desde la niebla infinita,
nuestro cielo.