martes, 28 de enero de 2014

Tu nombre


no sé ayer,
no sé…
quizá mañana nadie sepa quién sos
y hasta hoy mismo tal vez seas una fragancia distinta por el barrio,
distinta y desconocida…
pero hoy te huelo,
pero siempre supe que mañana nadie más que vos sabrá de mí,
ni el empedrado de mi calle vieja que duerme bajo el asfalto,
ni la bendita confesión de un sueño más arraigado que mi propia muerte
y aún más hondo su beso de sabor a sangre y…
no sé… tu boca llevará, mordiéndome en tu instinto, una palabra
que no explicará jamás cuánta belleza pude rozar al tocarte,
ni el color de las almendras,
ni el gusto del vino que se hizo trago en tu boca,
ni el silencio de las vías que llevan al sur sin rostros y me dieron el silencio,
ni este extraño especiero de suspiros atragantando las bocas de tormenta
de la ciudad que es abismo y madrugada…
nada explicará el secreto de la vida,
ni la simplicidad del tiempo entre las manos,
ni la pureza de una lágrima o de tu cuerpo mojado,
ni mi muerte,
pero siempre habrá un instante reconociendo al destino,
y nadie sabrá quién sos, ni para quién fue estos versos,
nadie más que vos y yo,
quizá nada más importa o quizá esté enloqueciendo…

…en una esquina me quedo respirando,
vivo por lo que crece en las manos
y por lo que hemos perdido…


Horacio De Stefano
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...