lunes, 23 de diciembre de 2013

CONVERSACIÓN CON RITTA BREMER

Por Martha Jacqueline Iglesias Herrera
Entrevista publicada en la red social Miss Artes.

Aunque desde muy pequeña reside en Galicia, esta pintora nació en Bremerhaven (Alemania). De aquí su apellido artístico, en honor a su tierra natal.
JK: Ya desde la infancia mostrabas tu inclinación hacia las artes plásticas. Háblanos de tus primeros pasos en el mundo del arte y cómo influyó en tu desenvolvimiento artístico.
RB: Mis primeros pasos fueron desde muy pequeña dibujando y coloreando, a partir de los 13 años comencé a pintar. El haber coloreado toda la vida hace que ante todo sea una pintora colorista.
JK: Estudiaste Historia del Arte en la UNED, pero además tienes estudios de dibujo y diseño gráfico. ¿Qué aportó esta base de conocimientos a tu formación autodidacta?
RB: Los conocimientos siempre aportan algo positivo. Y lo que más aproveché en la universidad cuando iba a hacer la carrera de Psicología, que no acabé, fueron las clases de historia del arte.
JK: Hipólito Adolfo Taine, en Filosofía del Arte, plantea que el artista junto a la obra total que haya producido no se halla aislado. Hay un conjunto más amplio en el que el autor queda comprendido. ¿Dentro de qué grupo de artistas de este tiempo se ubicaría Ritta Bremer?
RB: Pienso que se puede quedar aislado igual artista y obra. De hecho muchos estamos aislados, sin ningún tipo de ayuda ni financiación. En el grupo de artistas que me ubico, es en el grupo de artistas como yo, contemporáneos que luchan a diario para salir adelante ellos y su arte.

JK: Aunque diste tus primeros pasos partiendo del figurativo y actualmente exploras en campos de la abstracción, se plantea que tu obra se podría definir como expresionista. Esto antepone sentimiento y emoción ante la realidad objetiva. ¿De qué cantera se alimenta la inspiración que sirve como tema a tu comunicación artística?
RB: Mis obras en efecto son sentimiento y emoción. Hay artistas que pintan el exterior, paisajes, gentes, la vida cotidiana. Otros en cambio pintamos desde dentro, desde el interior, los sentimientos y las emociones. Yo me alimento de la cantera de la vida, del vivir diario. De las buenas y malas experiencias. Por eso en mis obras reflejo lo que siento.
JK: Desde que en 1911 se aplicó el término de expresionismo a la pintura, la expresividad espiritual ha estado marcada por diferentes visiones, afectadas indiscutiblemente por un impacto directo con la realidad. Colores y formas imprimieron voz a la desilusión derivada de la 1ra Guerra Mundial: pesimismo existencial, actitud cínica y sarcástica ante la sociedad; en Latinoamérica, Oswaldo Guayasamín utilizó esta técnica para tratar los temas indigenistas de su país y en la propia España muchos artistas significaron asuntos de índole social. En la obra de Ritta Bremer, ¿qué inquietudes del orden político-social están representadas?

RB: Inquietudes de ámbito social, como el hambre, la infancia, la falta de un hogar, la marginación de distintos grupos sociales. Como artista mi obligación es utilizar mi arte para ayudar a las personas que no disponen de medios, ni ayuda para sobrevivir.
 JK: Planes futuros de Ritta Bremer.
RB: Mis planes más cercanos de futuro son seguir peleando con los políticos para conseguir tres exposiciones importantes, que me ayudarán a seguir cotizándome. Cuando lo consiga mi principal reto es ayudar a 1500 personas que duermen en la calle en Galicia e igual que yo tienen derecho a tener una cama. También hay algún proyecto por ahí aún en el tintero, para organizar una exposición colectiva donde mis amigos, pintores y escultores donarían alguna obra y ese dinero se destinaria a SAVE THE CHILDREN. Es tremendo que más de doscientos millones de niños trabajen y no tengan derecho a una infancia y una educación. El arte puede cambiar muchas cosas, tenemos el poder en nuestras manos.