jueves, 15 de marzo de 2012

Miradas




Hay miradas que tejen un lienzo interminable,
un bestiario que engarza la miserable fuga
de lo que ya no vuelve.


Una alianza hacia adentro que acampa en las pupilas
de un sin saber absorto espejado en el viento
cuyo gesto se prende como lengua en los labios,
demorado misterio en la noche entreabierta
de los ojos que llegan a empozarse en el alma
sin saber que llegaron
.

Un mordido que arrasa, vendaval a decreto,
cartelista en el tiempo que atestigua la huella
antes de dar el paso que desune o nos ata,


una cuerda que salta al pulsar el asomo
de los pasos que vuelven preceptuándole al tiempo
su rastro enajenado.


Un lienzo interminable… hay miradas que tejen,
hilvanando en su trama el indulto al olvido
de no verse.